La Losa - Leyendas

La Fuente de Paco

Había un vaquero por estos terrenos que todos los días salía al campo con su ganado y su caballo, su inseparable caballo. Y existen unas tollas en la falda de la sierra, lo que se conoce como Cañada Real que si se mete un animal se hunde hasta morir, y más de una vez han tenido que sacar a alguna vaca tirando con una yunta. También se llaman trampales a estas ciénagas de barro que engañan a animales y personas.

Estaba el vaquero en verano por esos lugares y cómo iba a creer él que con la seqía que había esa tolla iba a ser tan peligrosa. Lo cierto es que iba deprisa para parar una vaca cuando se dio cuenta de que los pies no los podía sacar del suelo. El agua y el barro le succionaban para adentro. Poco a poco se iba hundiendo mas, sin pararse se metía en el trampal como si fuera a desaparecer. Si intentaba mover los pies ¡peor! Se hundía mas. Daba voces por ver si alguien le oía, pedía socorro, llamaba a su caballo, pero era inútil, nadie acudía en su ayuda. La tolla le iba tragando ya por el gañote, a punto estaba de meter la boca en el barro y perecer ahí para siempre, y para mas desgracia sin que nadie se enterara de que había muerto allí pues su cuerpo sería tragado por el barro y no quedaría ninguna señal.

Tuvo una genial idea. Bragao como era él y con ganas de salir de allí, se quitó la visera, se cogió con las dos manos del pelo y con ímpetu y coraje tensó sus musculos y tiró hacia arriba con todas sus fuerzas. Se hacia daño en el pelo, pero no importaba. Despacio y poco a poco seguía tirando y observaba que iba subiendo y saliendo de la tolla. Cogía aire, y seguía tirando y tirando, hasta que sobresalieron los pies a la superficie y sin dejar de hacer fuerza hacia arriba caminó unos pasos hasta lograr salir del trampal. Se soltó los pelos y respiró con alivio.

Observó que donde había estado metido había dejado un agujero por donde comenzó a manar el agua. Años después ese agujero seguía sin taparse y se encauzó en una fuente de granito con dos pilones también de granito y con la inscripción:

"A Paco Hombre Campero"

2009. Cortesía de Juan Carlos López García.

- Se puede encontrar más leyendas en su libro "Leyenda de la Fontán de Sala y Otras Leyendas de La Losa", disponible en nuestra biblioteca.

Ayuntamiento de La Losa, Plaza de los Pobos s/n, 40420 La Losa, Segovia. Tel/Fax: 921 48 01 48 Actualizado 03/07/2017