La Losa - Monumentos - Iglesia Parroquial

Iglesia Parroquial de La Losa, dedicada a San Juan Evangelista

La siguiente descripción de nuestra iglesia se ha copiado directamente del artículo "Por Tierra de Segovia: Excursión a La Losa, Navas de Riofrío y Revenga" de Jerónimo López de Ayala y del Hierro Palazuelos, publicado en el Boletín de la Sociedad Española de Excursiones en 1895.

En el pueblo debe visitarse la iglesia (San Juan Evangelista), buen ejemplar de templo rural, construido en el siglo xv. Es de granito, dispuesto en bien labrada sillería, y conserva el exterior é interior todo el carácter de la época en que se levantó. La portada, que, según frecuentísima práctica, mira á Poniente, puede preciarse por el adjunto diseño, tomado del natural, como los demás que acompañan á este artículo, por nuestro consocio D. Manuel López de Ayala. La serie de rebajados arcos, los pilarillos con pequeños zócalos y base común, la decoración de florones y perlas ó medias esferas de los capiteles, intercolumnios y dovelas; el arco canopial de la parte alta; los elegantes pináculos y la cornisa con adorno de bolas que entre ellos corre encuadrando la portada, acusan bien el último período del arte ojival, presentando visualidad agradable. Lástima es que los tres florones que coronan el arco canopial sean excesivamente grandes y desproporcionados: testimonio viviente de la decadencia que se había operado en el arte franco-germánico.

ImagenRodeando exteriormente el templo, hallamos los siguientes accidentes, vista ya la portada é imafronte, que termina en forma de frontón. Tanto en la fachada del Norte como en la del Mediodía, refuerzan la fábrica cuatro proporcionados contrafuertes que terminan en plano oblicuo, y sobre los cuales y bajo la línea del tejado anima la desnudez del muro una cornisa con adorno de perlas. Entre los contrafuertes segundo y tercero de la fachada meridional, vese tapiada hoy y medio oculta entre malezas una pequeña portada igualmente gótica; constitúyenla un arco de medio punto formado por grandes dovelas y una moldura de resalto que la encuadra, matizada de semiesferas. A esta misma fachada adosaron un cuerpo hecho también de piedra sillar, que corresponde á la sacristía.

El ábside es de forma pentagonal; lleva cuatro contrafuertes análogos á los de las fachadas laterales y tuvo idéntica cornisa con adornos de forma semiesférica, hoy destruida.

Igual disposición y decoración que la del Mediodía presenta la fachada del Norte, salvo que entre el segundo y tercer contrafuerte se ostenta una muy linda ventana con arcos y pilarillos góticos. Por último, entre esta fachada y el ábside hállase adosada la cuadrada torre, obra de sillería y mamposteria, posterior en su construcción al templo y en la que nada se repara digno de atención.

El interior de la iglesia es también, desde el punto de vista artístico, digno de una visita. Tras un á manera de atrio, desprovisto de carácter, que quedó por concluir, penetrase en la proporcionada nave, cubierta por tres hermosas bóvedas ojivales de piedra de sillería. Airosa y agradable á la vista es la línea de las ojivas; variada la disposición de los nervios, que siendo sencilla es dintinta en las tres bóvedas. Los arcos torales y formeros descansan en ménsulas adornadas con perlas. El conjunto, en fin, recibe la luz de dos claraboyas circulares abiertas en el muro meridional, de la ventana del lado del Norte y de otra ventana sin carácter alguno que se abrió sobre la puerta de ingreso.

ImagenEn el presbiterio, elevado una grada sobre el resto de la iglesia, osténtase el retablo principal , obra del Renacimiento, corintio, dorado y no despreciable, aunque tocado de decadencia, sobre todo en la labor de los intercolumnios. En estos hay algunos lienzos sin mérito, y en lo alto del retablo un Calvario de estimable talla, con las imágenes de Cristo crucificado, la Virgen y San Juan.

Varios retablos diseminados por el templo ahuyentan la vista del espectador por su exceso de barroquismo. Pero no ocurre lo propio con otro retablo gótico adosado al muro izquierdo y notable por su carácter de época. Va circunscrito por un recuadro que apoya en exornadas ménsulas y por cuya longitud se mueve y culebrea gracioso vástago. Encerrado en un marco muy laboreado de talla moderna, aparece el retablo, ó más bien relieve, que es de piedra y muy lindo. La escena que parece haber representado el escultor fué del especial agrado de los artistas del último período de la Edad Media y del Renacimiento, quienes la reprodujeron muchas veces : el Papa y Doctor San Gregorio Magno celebrando el santo sacrificio de la Misa. Aquí aparece el episodio acompañado de accidentes y accesorios que le dan cierto carácter de candido realismo.

Vése en el altar á Jesucristo resucitado con una cruz en la mano. Nótanse allí también, siempre en relieve, cáliz, misal, candelabros y vinajeras. Ante el altar, el santo eleva la Hostia consagrada; y le ayudan y sostienen las vestiduras dos acólitos, de los que uno está de rodillas y otro de pie. Sobre estos personajes nota en el aire un ángel que sostiene un escudo de armas; y cobijando todo el relieve, á manera de doselete, divísase un lindo calado de entrelazos y piñas que reposa en dos columnas, en cuyos laboreados fustes y capiteles, que recuerdan el orden corintio, nótase la época de transición.

El retablo fué, pues, sin duda, costeado por la devoción particular, como lo acredita el heráldico escudo. Y, en efecto, bajo el propio retablo léense las siguientes palabras en caracteres germánicos minúsculos de relieve :

Este retablo mando aser iullo imero a su costa e asentóse.

En el centro del epígrafe hay otro escudo en que se ostentan las cinco sangrientas llagas de San Francisco.

Junto al retablo antes descrito está el pulpito, de gusto ojival florido, aunque afeado por moderna enjalbegadura. En sus seis caras ó lados vense arcos canopiales, trilobulados y reentrantes; junquillos, columnillas, pináculos, florones y otras labores del propio arte. El tornavoz es moderno y de madera. Sobre el pulpito repítese el escudo con las llagas; y bajo él enunciase abreviadamente la salutación angélica en letras góticas, y en esta forma : aue tna gra plena.

Tal es la iglesia parroquial de La Losa.

Fotos de la iglesia y temas relacionados.

Horario de Misas y Parroco

Se puede consultar el artículo en la Biblioteca Nacional, Madrid.

Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, ISSN 1697-6762, Vol. 3, # 27, 1895. Referencia: REVMicro/1811, Signatura D/3377.

Decreto 192/1995, de 31 de agosto, por el que se declara bien de interés cultural, con categoria de monumento, a favor de la iglesia parroquial en La Losa (Segovia).

Ayuntamiento de La Losa, Plaza de los Pobos s/n, 40420 La Losa, Segovia. Tel/Fax: 921 48 01 48 Actualizado 03/07/2017